Tipos de Conductores Problemáticos

Los camioneros y las actitudes con las que lidian

Cuando los camioneros conducimos, hacemos lo posible para que todo funcione bien, aunque nadie nos lo reconoce. No solo nos esforzamos por que la mercancía que llevamos a nuestras espaldas llegue a tiempo a destino, sino que también tenemos que lidiar con ciertas actitudes de las personas que se nos cruzan en el camino. Es por eso que en este artículo detallamos algunos de los tipos de conductores más peligrosos para nuestra labor.

 

Tipos de conductores problemáticos

  • Los curiosos. Pongámonos en situación: vas por la autovía a tu velocidad constante 90km/h. De repente estás en medio de un atasco brutal. Con paciencia vas avanzando hasta que llegas a la zona en la que el tráfico vuelve a fluir y te das cuenta de que no hay ni disminución de número de carriles, ni accidente ni nada de nada. Pero sí observas que en los carriles del sentido contrario ha habido un accidente. ¿Cómo es posible que esto afecte al sentido de tu marcha? Tanto tú como yo hemos llegado a una única posibilidad: los curiosos. Esos que frenan para ver qué es lo que ha pasado. Esos a los que les gusta el morbo. Es gente que con tal de satisfacer su curiosidad, es capaz de hacerte frenar hasta los 40km/h del tirón. Pobre de ellos el día que a un camionero se le crucen los cables…
  • Los despistados. Hablamos de esos que conducen por el carril de la izquierda en una autovía aunque ya no estén adelantando a nadie. También esos otros que cogen el teléfono y se olvidan de que la carretera no es suya. O también los que a última hora deciden cruzarse tres carriles y la línea continua para no saltarse la salida. Esta gente pueden ser muy peligrosos sin que sean conscientes de ello.
  • Los tocapelotas. Estos ya es que disfrutan comportándose de esta manera. Imaginémonos la siguiente situación: vas por nacional, un carril para cada sentido. Supongamos por ejemplo que es la N-II de Zaragoza a Barcelona, todos la conocemos. Tienes un camioncillo delante que va a 70km/h y no pasa de esa velocidad. Llevas así ya más de 15 km. Tú, que ya te conoces la carretera, estás esperando la recta para pasarle. Cuando llega el momento, ves que nadie viene de frente y te pones a adelantar. ¿Qué es lo que sucede de repente? ¡Sorpresa! El camioncillo, por arte de magia, empieza a acelerar y se pone a 90km/h. Esto sí que es sorprendente pues en las otras rectas, cuando no podías adelantar, no había pasado de los 70km/h. No sé en tu pueblo, pero en el mío a esto se le llama ser un *********** (lo dejo a tu elección).
  • Los chulitos flipados. Sí, ya sabes a quién nos referimos. Hablamos de ese chaval joven o no tan joven que se piensa que es el Dios del asfalto. No entendemos muy bien por qué tienen que conducir con el brazo estirado y su cuerpo totalmente tumbado dentro del coche. ¿Acaso no han dormido bien? ¿Estarán cansados? Y es que los chulitos se flipan ya vayan en el Ferrari de papá o en su Seat León amarillo con neones. Esta gente se te cruza los carriles cuando les da la gana. Se te pueden colar en líneas continuas o hacer maniobras que están al borde del desastre. En más de una ocasión, si no fuera por tu destreza, habrían acabado en la cuneta. Pero no, nunca te lo agradecerán. Sin embargo, nosotros sí que te lo reconocemos y te damos las gracias por ello.
  • Los asustados. Ya sabes, los que van pegados al volante. Parece que van en tensión, como si los casi dos metros de parabrisas no les fueran suficientes para ver lo que sucede en la carretera. Además, suelen ir un poco más lento de lo aconsejable, lo cual no es bueno porque también pueden provocar accidentes.
  • Ciertas personas mayores o jóvenes con pocas habilidades. ¡Atención! No nos referimos a aquellas personas mayores que consideramos que por el simple hecho de tener cierta edad ya conducen mal. NO. Nos referimos a aquellas personas que por ley de vida, con la edad, hayan visto cómo sus habilidades y reflejos se han visto mermados. Es decir, nos referimos a aquellas cualidades que por lo general y por la propia naturaleza del ser humano se ven afectadasa partir de cierta edad. En estos casos, los camioneros tenemos que extremar la precaución. Igualmente, hemos de decir que conocemos a mucha más gente de 60 años en adelante que conduce mejor que cualquier chaval de 18 años. Esto también es una realidad.
  • Los maleducados. Aquí hablamos de esa gente que está por detrás de ti, a bastante distancia, y que aceleran en el momento en el que ven que pones el intermitente para adelantar. Claro, por supuesto que ellos no pueden esperarse un minutito hasta que adelantes, qué va, eso es de tontos… (nótese la ironía). Si por gracia divina aparece algún coche que te deja pasara, que no te quepa la menor duda de que probablemente sea otro camionero o la familia de alguno.

 

Cuestión de instinto, experiencia y sentido común

Al fin y al cabo, todo esto se reduce a los valores y las capacidades que tenga cada uno, pues estas pondrán límite o no a nuestro comportamiento. No cuesta nada ceder el paso si de esta manera mejoramos la circulación del tráfico, tan sólo tenemos que dejar a un lado nuestro ego. Bien es sabido por los camioneros que no por ir más rápido se llega antes. Es la constancia lo que hace que lleguemos sanos y salvos, y a tiempo a los sitios. Despacito y buena letra, a 90km/h.

Aunque a veces nos pueda frustrar y enfadar ciertos comportamientos de la gente, es nuestro deber como profesionales de la carretera ser responsables e intentar evitar situaciones de peligro. Básicamente porque tenemos la habilidad de prever estas situaciones. Llámalo instinto, experiencia o sentido común, pero en cierto modo tienes la capacidad de adelantarte a los acontecimientos. Así podrás vencer adversidades durante el camino.

Una vez ya superado el riesgo, por supuesto que un poco de reprimenda no viene mal para poner a la gente en su sitio. Pero nunca hay que adoptar las mismas posturas que los otros. En la carretera nuestra actitud tiene que estar por encima del bien y del mal, tenemos que ser un modelo a seguir en todos los sentidos. De esta manera nunca nadie nos podrá quitar la razón.

 

Por ir acabando

 

En principio esta es la lista que hemos podido detallar hasta ahora. Pero estamos seguros de que hay muchos otros tipos de conductores que te pueden poner en un buen aprieto. Si es así, deja tu comentario y cuéntanos alguna experiencia propia. Si nos dais más ideas, escribiremos otro artículo al respecto.

¡Buena ruta!

 

 


Quizá te pueda interesar alguno de estos productos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *