¡Usa Camping Gas y Come Caliente!

No hay nada como comer caliente. Habrá veces que haga un calor o un frío horribles afuera en la calle. Pero también dará la casualidad de que no habrá ningún supermercado o restaurante en el que comprar algo para comer. Quizá se te hayan acabado las fiambreras. No pasa nada, siempre puedes cocinar un rato para distraerte. Para que puedas echarle arroz al caldo que te ha preparado la parienta, necesitas un buen camping gas. Pequeñas botellas y bombonas de butano, fáciles de guardar, que te ayudarán a sentirte un poquito más cerca de casa. No hace falta que busques más dónde comprarlas, echa un vistazo:

 

 

La cocina portátil

Tan sólo necesitas una sartén, un mechero y tu sistema de camping gas para disfrutar de una cena caliente antes de irte a dormir. No se trata de lujos, sino de que funcione y sea efectivo.

El ser humano sabe desde tiempos inmemoriales que una de las mejores maneras de revitalizar cuerpo y alma es llenando la panza con algo caliente. Esto es así, ya que durante las largas jornadas de trabajo, a veces uno no puede hacer otra cosa que disfrutar de bocadillos o algún almuerzo rápido para continuar el camino. Pero esto no es suficiente, hay que sentarse a la mesa como Dios manda.

Por supuesto que si se da la situación, uno puede cenar en un restaurante. No obstante, esto es un lujo que uno no se puede permitir todos los días. El camping gas es el recurso más barato para echarle al aro lo que el cuerpo necesita. Y no vamos a negar que el guiso ese que tenemos guardado, en un táper en nuestra neverita, sabe mucho mejor cuando lo ponemos al fuego.

¡Buena Ruta!

 

 


Quizá te puede interesar alguno de estos productos: